Publicado en por Felipe Correal

Todo lo que tiene que ver con un mayor disfrute en el sexo han tomado mucha relevancia en los últimos tiempos, ya que poco a poco se han ido rompiendo más y más tabúes y todos queremos experimentar y conocer muchísimo más, es aqui donde entran los aceites calientes como un aliado excelente .

En este contexto las ayudas sexuales como los cosméticos eróticos han contribuido a mejorar las relaciones de muchos, para este caso vamos a tomar los aceites calientes, los cuales son una especie de lubricantes que vienen en diferentes tipos de presentaciones, pero en esencia lo que hacen es aumentar la excitación al ser usados tanto para realizar un juego previo como durante todo el acto sexual, aplicándolo en los labios en los senos y las tetillas y en las zonas íntimas.

De esta manera los aceites calientes contrario a los aceites convencionales que son para realizar masajes corporales son usados también para facilitar la penetración, pero con esa rica sensación de calor en aromas y sabores diferentes, los puedes encontrar en variedades como uva, piña colada, cereza, aguardiente, chocolate, ron con pasas y hasta en sabores de cocteles.

¿Por qué usarlos?

En el momento que quizá la llama de la pasión se empieza a disminuir muchas parejas optan por buscar alternativas para encenderla nuevamente y los aceites calientes llegan a ser un aliado indiscutible. Estos sirven para facilitar un juego previo, como también para mejorar la lubricación vaginal y así facilitar la penetración.

Los aceites calientes pueden convertirse en un excelente aliado para sorprender en fechas como aniversarios o una celebración muy especial.

Aunque también pueden ser utilizados de manera solitaria, tanto ella como él pueden disfrutar de sus virtudes en la masturbación. Te va a permitir lubricar bastante y así mismo te permitirá esa sensación de calor que va a aumentar tu excitación.

Un aspecto a destacar es que el aceite caliente es para aplicar en áreas pequeñas del cuerpo y no en áreas grandes como por ejemplo la espalda. Estos aceites generalmente son más viscosos que los de masajes corporales, por lo tanto lo mejor es en áreas pequeñas, como por ejemplo en los labios, los senos, en el clítoris, en el pene o las nalgas.

Los aceites calientes son supremamente buenos para dar un nuevo aire al sexo, puedes generar noches excitantes a tu vida en pareja llevándolos a nuevas dimensiones en el amor y la pasión, además que resulta súper placentero hacer el amor en un cuerpo sedoso y resbaladizo gracias a estos productos.

Forma de uso.

Aplique una pequeña cantidad en la cual deseas y después sopla suavemente el área. De esta forma se genera una ligera sensación de calor, después puedes empezar a masajear o hacer sexo oral según sea el caso para lograr el efecto deseado.

Tienen la función aumentar la excitación al se usan para para realizar un juego previo o durante todo el acto sexual, aplicándolo en los labios, en los senos y las tetillas y en las zonas íntimas.